Actitud

La actitud ante nuestro trabajo

Como es bien sabido, uno de los retos más

importantes que se tiene en relación al T-MEC es la condición laboral de los trabajadores mexicanos sobre todo en relación a la satisacción y la actitud laboral.

Es evidente que éstas, distan mucho de ser parecidas a las de los otros dos países participantes en dicho tratado.

De acuerdo con las autoridades de la Secretaría del Trabajo, los objetivos de la reforma –entre otros-  es tener mejores salarios, mejores incentivos para la productividad y “un movimiento ascendente en la escala de valor agregado de nuestros sectores manufactureros”.

Nuestro desarrollo

Somos un país que en los últimos años se ha consolidado en exportación y manufactura, lo que nos convierte en una buena oportunidad para los inversionistas.

Contamos con tecnología avanzada y mano de obra calificada que nos permitirá fortalecer la economía nacional y a su vez, la familiar.

México es el primer productor de café orgánico en el mundo, también exporta aguacate, energía eólica, aparatos electrónicos, entre otras cosas.

Con el T-MEC, se pretende elevar la producción, pero para ello, es necesario contar con la calidad requerida por los importadores.

Que nos toca hacer

Entonces … ¿Qué nos toca hacer?, sencillamente hacer las cosas bien…

Comprender que nuestro trabajo, sea cual sea, debemos hacerlo bien.

Desde tener una buena actitud, capacitarnos, practicar, innovar y desarrollar.

Ningún trabajo es menos importante que otro ya cada uno tiene un propósito específico.

Si tenemos una actitud negativa en nuestro trabajo, se refleja en el rendimiento, la productividad y el ambiente laboral; es más difícil trabajar “a fuerza” que tener buena disposición para hacer nuestras labores.

La actitud y el trabajo

También es importante capacitarnos, dominar las funciones de nuestro puesto acorde a los objetivos de la organización.

Hacer las cosas mejor, con los recursos adecuados y en el tiempo adecuado.

Muchas adecuaciones en los procesos que se han hecho en las empresas, han sido propuestas por los mismos trabajadores.

Ellos, al desarrollar sus actividades, se percatan de cómo desempeñar mejor sus labores.

Conclusión

Todos tenemos la capacidad de hacer las cosas bien e incluso de mejorarlas.

Todos podemos desarrollarnos en nuestro trabajo, pero lo más importante es hacer lo que realmente nos gusta y esto se verá reflejado en los resultados que obtengamos.

La calidad y productividad están estrechamente ligadas a la satisfacción laboral.

Te invito a revalorar tu trabajo y comprometerte a ser el mejor, te aseguro que, si lo haces, obtendrás una vida laboral plena, que se reflejará en tu economía personal y la de nuestro país.

Foto de Ketut Subiyanto en Pexels

Eddy de Haro